La industria del skate se ha reavivado fuertemente en los últimos años con motivo de la reactivación de la estética de los años 80, y hoy en día consideramos monopatines vintage a todos los ejemplares que fueron predominantes en aquellos años, en sus diferentes formatos.

Evidentemente, los años han pasado y la industria ha ido aportando de más en más, los materiales son mejores, los componentes han mejorado también, y los diseños se han ido puliendo con nuevas propuestas. Los longboards, con ese aire retro innegable, están entre los más comprados y usados en la actualidad, pero no son los únicos que encajan en la consideración de monopatines retro.

Monopatines vintage de plástico

Hubo en los 80 y 90 (y no dejó de haberlos, de hecho, pero en esas dos décadas fueron un verdadero «boom») un tipo de skate mini de plástico que marcó una época. Por su tamaño, por su precio, y por lo duro que era, significó el primer acercamiento al mundo de los skates para mucha gente, y hubo algunos modelos míticos como el Sancheski, de los que hoy se venden miles de réplicas que son considerados por algunos como monopatines vintage tipo retro.

Tu hijo no lo va a ver como un monopatín retro vintage, sino simplemente, como un monopatín que está de moda ahora mismo, o como un juguete que merece la pena tener. Claro, que puede que seas un nostálgico y lo estés comprando para tu propio disfrute y nada más.

Monpatines vintage de madera

Pero manteniendo el mismo esquema, o con tablas de forma y tamaño diferente también, nos vamos a encontrar con multitud de skates que no han cambiado demasiado en sus esquemas con respecto a los que rodaron por las calles en los años 80, o que, incluso, mantienen la misma estética al haber sido replicados de forma exacta a modo de homenaje o guiño al pasado. Si es así, podemos hablar sin tapujos de monopatines tipo vintage.

Pero son los longboards los modelos de skates de madera que mejor representan o que más acogida encuentran entre los amantes de la estética vintage, aunque ya no sean considerados como tales.

Skateboards Santa Cruz vintage

Pudiste ser skater en tu niñez, adolescencia o juventud, y haberte quedado en una fase inicial, o haber progresado hasta convertirte en todo un experto. Si fue así, ya sabrás que tener un skate Santa Cruz fue y sigue siendo lo más. Aunque son otras muchas las marcas que destacaron y que destacan hoy en día, Santa Cruz se ha quedado con la consideración de marca mítica, y tener un skate Santa Cruz vintage es un gran tesoro.

Por tanto, ya sea para montar y evocar tiempos pasados, para regalar a nuestros hijos o a los hijos de otros, o para decorar nuestra habitación (también es una opción), los monopatines estilo retro siguen estando súper vigentes, a pesar de la aparición de nuevos modelos, de skates con motor eléctrico, etc.

Claro, que si quieres algo 100% auténtico, también te puedes plantear buscar en el mercado de segunda mano algún monopatín antiguo en buen estado, o que se preste a a ser restaurado.

Parte del contenido de esta página procede de Amazon. Los precios y disponibilidad de sus productos cambian constantemente y se actualizan cada 24 horas. Se aplicará a la compra del producto el precio y la disponibilidad que aparezca en Amazon en el momento de la compra.